viernes, 27 de diciembre de 2013

DIME, TÚ QUE GOBIERNAS

Estafa, avaricia, usura, mezquindad, miseria, pobreza, impunidad, latrocinio, despotismo, oligarquías, exceso, inconsciencia, indiferencia, infamia, ignominia, indolencia, mentira, farsa, impudor, descaro, cinismo, oprobio, desprecio, fraude, abuso, burla, robo, dolo, obscenidad, atraco, rapiña, marasmo, inercia, dejadez, náusea, desazón, vértigo, injusticia, sinsentido, vergüenza, indecencia, desesperación... ¡BASTA YA!

Sí, todos lo sabemos. Y todos, o muchos, cada vez más, también nos preguntamos.

¿Dónde está el sentido? Si hay recortes, dime para qué. Dime, tú que gobiernas, que mi esfuerzo de hoy será para que mis hijos recuperen la sanidad que merecen y que mis padres conquistaron tras años y años de esfuerzos.

Dime, tú que gobiernas o aspiras a hacerlo, que el maestro (Magister, el que se ocupa de lo más grande, nuestros hijos, nuestro futuro) será reconocido y remunerado en el futuro tanto o más que el Ministro (Minister, el que se ocupa de lo pequeño, de la gestión de lo material).

Dime, tú que gobiernas o aspiras a hacerlo (espero que con verdadera vocación de servicio), que en el alma de nuestros hijos y en la cultura que sepamos darles está un futuro de esperanza, y que harás todo lo posible para garantizarlo, porque hay de sobras para todos si repartimos y gestionamos bien. Pero no hay suficiente, si tanto ladrón amparado en las perversiones de un sistema que promueve la fortuna que nace de la mentira y manipulación del “poderoso”. “Poderoso” que evade a paraísos fiscales millones de euros que quedan en anotaciones contables estériles, que a lo sumo sirven para comprar el capricho obsceno, la banalidad que no vale lo que cuesta, la máscara sonriente de marca obscenamente cara que oculta un vacío interior incolmable. Son el sello de la corrupción y la miseria moral de una minoría que se auto-protege y ampara, que se tapan las vergüenzas unos a otros, o que apuntan a ellas para evitar que se miren las suyas más de cerca.

Dime tú que gobiernas o aspiras a hacerlo si, insisto, seguiremos conviviendo con leyes que son profundamente inmorales, y ante las cuales los propios jueces que son buena gente sienten tristeza, impotencia y frustración. Dime que no ocultarás a tu compañero de filas si sabes que es indecente lo que ha hecho, que primarás la transparencia por encima de la ocultación del perverso.

Dime, tú que gobiernas, que los que cuidan de nuestra salud tendrán los medios para sanar a quien no puede por su vejez, o por su falta de trabajo, o porque vino de lejos y no tiene más que la ropa que lleva.

Dime, tú que gobiernas o aspiras a hacerlo, que procurarás que los que más tienen y sus hijos, desarrollarán una consciencia solidaria gracias a la educación y la cultura que propiciarás en los medios y en las aulas. Y que enseñarás a los niños a diferenciar valor y precio, y necesidad de deseo. Dime que les enseñarás de verdad valores para vivir: coraje, responsabilidad, propósito, humildad, sobriedad, coherencia, y tantos otros.

Y que escucharás la voz del pueblo, de verdad. Que oirás con atención lo que te piden y te dicen. Que bajarás de tu vehículo oficial que te lleva de alfombra roja en alfombra roja y de despacho en despacho, aislado del mundo, y que lo harás para ver qué sucede en el hogar de la anciana que vive sola y con una pensión miserable, que querrás ver el pueblo casi deshabitado y arruinado, que te moverás por las calles de los barrios más necesitados, que aprenderás de los que saben cooperar y tiran adelante porque saben que su yo es un nosotros.

Dime que serás transparente. Porque más que justo (viendo cómo va la justicia y las leyes que promulgan los hombres), te quiero transparente si has decidido ofrecerte como servidor o funcionario de lo que es de todos. Porque si no lo eres, devienes disfuncional, y tus disfunciones las pagamos todos, con intereses que nos están arruinando el presente, y el futuro. Dime que si no sabes, no te presentarás.

Y tanto más que quisiera decir y tantas cosas que me dejo.

Esto no va. NO VA. Ni va a ir a menos que se produzca una regeneración total: crisis, crisálida, crisol, crítica, criterio, criba. Ése es el verdadero fin de una crisis, un renacimiento total.

Seamos causas del cambio. De la denuncia.

Merecemos otra vida.

Abrazos a la buena gente.

Álex Rovira

╰☆╮

Algunas Reflexiones De @alejodorowsky Sobre Los Gobernantes:

Si reina la corrupción es porque los jefes del jefe son corruptos.
Este político diciendo bellas promesas es capaz de quitarle todas las plumas a una gallina sin que cacaree.
Ciertos políticos piensan que el pueblo es como ciertos productos industriales: lo agitan antes de usarlo.
¿Qué es lo que más admiras de un político? // Un político admirable es aquel que antes de prometer lo imposible confiesa sus límites.
En cierto país, para muchos “hacer política” sólo consiste en odiar a sus vecinos.
“Los políticos son como los caballos: no pueden avanzar derecho sin anteojeras”. Anatole France.
¿Sin política el mundo sería terrible? Sí, pero con la política actual el mundo ya es terrible. Sanemos entonces esta política corrompida.


∼✻∼
Montaje de Imagen: Manny Jaef 
@alejodorowsky en Twitter


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada