miércoles, 2 de abril de 2014

Psicomagia Aplicada A Los Secretos Que Angustian

Todo secreto escondido se convierte en un nudo patológico que lenta pero seguramente invade el inconsciente y, desde esa zona impensable, comienza a ejercer una acción demoledora en la psique (neurosis) y en el cuerpo (enfermedades). En las familias, estos secretos tienden a emerger, reproduciéndose de generación en generación hasta que alguien los confiesa. Por ejemplo, si una abuela oculta que fue violada, tanto su hija como su nieta pueden sufrir una violación, repitiendo el antiguo acto traumático. La única manera de terminar con este silencio angustioso es, haciendo acopio de energía, confesarlo al mayor número de familiares y amigos. Es probable que tal confesión, por terminar con la complicidad del clan, que impide la revelación pública, por contradecir la fachada de decencia con que cubre el secreto, sepultándolo en el olvido o ignorándolo a pesar de que les salte a los ojos, provoque disturbios en la vida del/la consultante. Pero es mejor enfrentar la expulsión del clan que vivir prisionero de él, agobiado por sus prejuicios y falta de comprensión. El mejor medio de revelar un secreto es por medio de una circular escrita a mano.
A una consultante casada durante veinte años con un eyaculador precoz cuyo coito no duraba más de cuatro segundos, y que se impedía acariciarla y le abría bruscamente las piernas para realizar su breve violación, le aconsejé enviar una circular a toda su familia, describiendo con detalles el acto sexual que había tenido que padecer durante tantos años y su decisión de pedir el divorcio. La familia, por tradición y defendiendo una estricta moral religiosa, tomó partido por el marido, acusándola de loca, de depravada, de sinvergüenza y amenazaron con desheredarla. Ella no cejó y comenzó una nueva y satisfactoria vida.
A consultantes homosexuales y lesbianas les aconsejo:
Si sus familias no lo saben, deben comunicarles sus características sexuales. A los consultantes que me objetan «Mi padre es homófobo, un perfecto machista. Si le digo que soy marica, se muere...», les respondo:
«No lo matarás tú, sino sus prejuicios. Pero debo decirte, después de haber analizado multitud de árboles genealógicos, que los hijos realizan lo que sus progenitores reprimen. Es muy probable que tu padre haya reprimido sus deseos homosexuales. Intuitivamente, lo que le confesarás él ya lo sabe».




∼✻∼
Foto: Loganart
Alejandro Jodorowsky en “Manual de Psicomagia”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada