martes, 25 de noviembre de 2014

Un Romance De Nombre Alejandro Jodorowsky


por Magdalena Arqueros Valer 
Su vida es eso, un espléndido romance cósmico, o quizás el desarrollo de un guión cinematográfico, pero precisamente es más, es un relato real similar a aquellos escritos por él, en sus historietas, entrelazado en una rítmica danza que comienza allá en la lejana Rusia adonde su árbol genealógico fue generado, ligado a raíces judías de parte de sus abuelos Aleksandr Levi y Teresa Groismann los cuales emigraron a un paraje desértico casi astral que les brindó el norte de Chile (escapando). Así comienza el todo en la creatividad de la vida de Alejandro Jodorowsky Prullansky, empezando por su nacimiento en la encantadora norteña ciudad de Tocopilla el 17 de febrero de 1929 (Chile).

Desde Rusia viajan familias, hombres, mujeres, para descubrir esperanzas, bosquejadas en sueños de tierras, de aquellos sueños conscientes de saber que se esta soñando... como dice el autor Jodorowsky, no obstante la realidad tangible de paisajes distanciados, aquellos en que la natura continua casi incontaminada para regocijarse en ellos y a la vez ser regocijados por aquellos habitantes de esa querendona, estrecha, larga y angosta faja de tierra llamada Chile. Así los emigrantes rusos arribaron a Chile, entre ellos estuvieron los abuelos de Jodorowsky junto al padre. Herencias, orígenes de este abuelo ruso hebreo que escapó de la persecución de los pogromos (Rusia, Ucrania) como en un guión, habrían cruzado la nevada Cordillera de los Andes, (la de los hielos eternos) en una mula, portando consigo a su hijo Jaime de 5 años. Jaime qué más tarde esposará a Sara, la cantante de opera rusa, que nació en Argentina (de madre rusa que arribó a Argentina dando a luz allí, para establecerse después en Iquique). Su apellido Jodorowsky fue comprado por su padre, inicialmente era Levi.

Maestro de los espacios temporales, de una creatividad extraordinaria, y por sobretodo de una existencia en el arte, viviendo a 360° grados. En sus obras nos presentará un planeta engranado en un mecanismo de imágenes, diseños, bocetos, láminas, es decir, un universo vasto en originalidad, de espacios efímeros, planetas duales de mundosfísico y metafísico, todo netamente gráfico visual que será la comunicación fantaciencia que nos proyecta este joven Tocopillano. Silencios rescatados dentro de este gran silencio-territorial que le ha entregado el desolado paisaje de Tocopilla, acicalado por las fuertes despliegues de las ondas marinas del pacifico. Nace adorando la literatura francesa en particular a Alexander Dumas (Los Tres Mosqueteros), lo que lo porta a escribir indistintamente sus libros en dos lenguas romances como es el español y el francés, que descorren con desenvoltura en sus textos. Se traslada a Santiago en 1942, termina el liceo y estudia dos años de filosofía y psicología en la Universidad de Chile. Trabaja como Clown, se compenetra con el teatro como actor, marionetista, posteriormente fundará un teatro de títeres. En 1953 se traslada a Francia, estudiando mimo con Etienne Ducroux, Jean-Louis Barrault, y seguidamente con Marcel Marceau. Este polifacético, cineasta, actor, artista, mimo, llamado Jodorowsky, sin perder esta facultad ni siquiera a la edad de sus actuales 85 años (todo lo contrario, ha aumentado), una verdadera historieta romancesca espacial asociada al temporal porque es el tiempo que juega el papel primordial junto a su protagonista, aquél que desliza el lápiz y las ideas trasfigurando las 24 horas de su jornada diaria, para hacer el ciclo primordial de su existencia.

Su visita en México en 1960 con Marcel Marceau en una torneé que lo conquista y decidirá quedarse trabajando en teatro, poniendo obras como Strindberg, Ionesco, Arrabal, Nietzsche. Realizando un fumetto Fabulas Pánicas, que será publicado cada semana. En 1967 funda una casa cinematográfica.

En 1975 vuelve a Francia. Su aparición importante la inicia con La saga de los Incales, cómic europeo de los años 80, además de las aventuras del detective John Difool: Antes del Incal la juventud de John Difool (eurocomic 1990) junto a Moebius, (Jean Giraud dibujante y guionista Jodorowsky). Ha querido mantener desde siempre una relación singular de cordón umbilical con las cartas, el tarot, así se despeñará como psicomago y dentro de sus historietas jugará ésto, un rol mágico de simbolismo en la idealización de sus personajes. Las aventuras de El Incal fueron realizadas entre los años 1981-1988, traducidas a 10 lenguas, señalando un récord del ultimo decenio, (años 80) seis volúmenes de El incal.

Jodorowsky cuenta una leyenda judía que dice:

El Mesías no será un hombre, mas un día, el día en que todos los seres humanos serán iluminados –y agrega- ¡los cabalistas hablarán de una consciencia colectiva cósmica, de una especie de meta universo. Y aquí nace todo aquello que representaba para mi el proyecto Dune, de ahí nace El Incal.

Cuando Teresa se enoja con Dios, novela que narra la vida de una familia rusa hebrea en Chile, (como la suya) significa encontrarse con la religiosidad, esa adherida a la piel del ser humano. La existencia del polifacético dramaturgo ruso judío Jodorowsky es romance puro, es danza, es movimiento de una excelsitud de vitalidad anímica, espiritual, corporal, sobretodo de intelectualidad creatividad sublime.

Los espacios son abiertos, ya su trayectoria es profunda en todo lo que puede conllevar creatividad, así sea en sus fecundos 85 años, donde no ha llegado el cansancio aún... ¿Por qué? Porque su camino lo tiene delineado hasta los 120 años... todo es posible en la vida de un polifacético artista como Alejandro Jodorowsky

Texto traducido al español (puede presentar errores menores de traducción)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada