martes, 1 de abril de 2014

Los Presidentes En Los Tweets De @alejodorowsky

Oye Presidente, deja de creer que haces una gran obra porque a los pobres que te piden pan les das ¡pam!.

¿Qué es hoy un Presidente? // Una marioneta nacional al servicio del Poder Mundial.

Don Presidente, el mejoramiento de la calidad de vida de los más pobres es, o debería ser, la esencia del desarrollo de su país.

Este Presidente no es capaz de autocrítica: si le escupen en la cara se dice “Está lloviendo”.

¡Oye Presidente, hacer callar a golpes no es convencer!

Lambiscón: “Señor Presidente, aprobaré siempre lo que usted diga, sobre todo cuando usted esté equivocado”.

Estos Presidentes y Presidentas nos parecen grandes porque nos han habituado a vivir de rodillas.

Me pregunto ¿qué pasaría si en lugar de Presidentes tuviéramos potentes computadoras?

Este Presidente, clama que está cambiando al país, cuando sólo está cambiando a la verdad.

Este Presidente para acabar con la miseria en el país, le regala una corbata a cada pobre.

Este Presidente “fuerte”, para conservar esa falsa imagen, trata de arrástranos a sus errores porque siendo débil le dimos demasiado poder.

Este Presidente, haciendo un gran ruido, mete una monedita en la hucha para que todo el mundo lo aplauda.

Este Presidente fabrica sólidos y complejos andamios por donde se puede ascender hasta la punta del rascacielos, pero no entrar en él.

¡¡Cuidado con pedirle pan a este Presidente, puede hacer que nos extirpen el estómago!!

¡Oye Presidente, no alimentes pájaros imaginarios con migas de cera!

El Presidente dio un discurso: hizo parecer justicia al crimen, solidez a lo precario, verdad a sus mentiras.

El Presidente no trata de resolver los problemas sino de hacer callar a los que protestan.

La principal labor de este Presidente es hacernos creer que es él quien dirige el país.

Oye Presidente, la mejor manera de no avanzar es seguir unas ideas fijas.

¡Este Presidente nos está concediendo la libertad de expresarnos, mientras nos quita la libertad de pensar!

Dice este Presidente: “¡Si el pueblo no me quiere, expulsaré del país al pueblo!

Este Presidente cree que porque grazna hará venir la lluvia.

Estos Presidentes nos piden públicamente perdón y todo sigue igual. Deberían declarar: “Renuncio a mi cargo por incapaz”.

Este Presidente se presenta con brazos y manos estirados hacia el cielo, diciendo que está impidiendo que la luna nos caiga encima.

¿Quién es en verdad? Este Presidente se oculta bajo su lengua.

Este Presidente, mientras más hueco es, más resuena.

Alabarle en público sus virtudes a ese Presidente, es decirle injurias impunemente.

Este Presidente es muy justo: ha logrado distribuir la miseria en partes iguales.

Este Presidente, al que le faltan los dos brazos, dice “Yo me lavo las manos”.

Sólo cuando este Presidente no prometa nada, atrevámonos a esperar.

Este Presidente es muchas palabras con poca persona.

Este Presidente no esquila a sus ovejas, las despelleja.

Este Presidente, por lo que hace, merece que le lancemos un pastel en la cara . Y otro pastel por lo que no hace.

Don Futuro Presidente, no prometa cosas que los ciudadanos podrían recordar.

Este Presidente, para hacer algo en su país, necesita que lo guíen ideas falsas.

¡Eh, Presidente, aprende: el tiempo nos gobierna, sin nunca gobernar!

¡Oye Presidente, trasquila a tus ovejas, pero no las despellejes!

Este Presidente tenía la voluntad de servir al pueblo, hasta que logró llegar al poder.

Este Presidente no nos trasquila, nos despelleja.

Este Presidente merecería que le lanzáramos un pastel en la cara por lo que hace, y otro pastel en la cara por lo que no hace.

A este Presidente sus fanáticos le escuchan mucho antes de que hable.

Este Presidente nos promete mucho, para así darnos menos.

Este Presidente afirma que el país está profundamente dividido. Tiene razón: de un lado están todos los ciudadanos, del otro está él.

¡Oye Presidente, solamente tiras el trigo hacia arriba con las manos y proclamas que estás ayudándolo a crecer!

La fuerza de este Presidente es un abuso nacido de nuestra debilidad.

El Presidente tiene esta receta para hacer una tortilla: “Para comenzar, comienzo robando tres huevos...”

Siempre creemos que las falsas cualidades del Presidente que llega borrarán los verdaderos defectos del Presidente que se va.

Este presidente domina el arte de hacer creer al pueblo que es él el que gobierna.

Este Presidente, tratando de parecer lo que no es, muestra lo poco que es.

Cuidado Presidente, el poder es como un huevo, si lo aprietas demasiado fuerte se revienta en tu mano.

Dijo el Presidente: “Estos chamacos van a aprender lo que significa democracia, aunque tenga que pegarles un tiro a todos”.

Este Presidente oculta con un diluvio de palabras un desierto de ideas.

Este Presidente agarra a su pueblo como a los conejos, por las orejas.

Oye Presidente: tratar de lucirte dando a tus actos un bombo prematuro, es satisfacer tu vanidad, mas no nuestro hambre.

Un verdadero Presidente no quiere los beneficios del poder para sí mismo, sino para su pueblo.

Oye Presidente, no te pedimos que nos digas cuánto mañana nos darás, te pedimos que hoy nos des cuánto puedas.

Este Presidente nos dice en pleno invierno: “Transpiren ahora y les prometo que en el verano les regalaré abrigos de pieles”.

¡Oye, Presidente, impide que tu inmenso ego aplaste la cabeza de tus ciudadanos!

Este Presidente es como un cuervo que cree que porque grazna fuerte hará venir la lluvia.

Este Presidente cree que es sabio porque impide que le hagan preguntas.

Este Presidente trata de hundir clavos golpeándolos con un plátano maduro.

Este Presidente encontró la solución: para que el pueblo no alborote contra él, eliminará al pueblo.

Este Presidente que se está hundiendo con nosotros en el mismo barco, nos da consejos.

Oiga don Presidente: la autoridad no radica en la fuerza sino en la sabiduría. No obligue, convenza.

Oiga Presidente, por haber alcanzado el poder político no crea que resolvió su vida. Se verá sujeto a cambios que no dependen de su voluntad.

Este Presidente que nació idiota, ha tenido una recaída.

Este Presidente que cree ser un gallo, cacarea como gallina clueca pero no tiene huevos.

Estos Presidentes sólo se especializan en dar soluciones a problemas que nunca han existido.

Las verdades de este Presidente son mentiras que aún no hemos descubierto.

Este Presidente cree solucionar los problemas agregándoles otro problema.

Este Presidente cree ser un gigante porque se rodea de enanos.

Este Presidente es inocente, los que votaron por él son los culpables.

Oiga Presidente, el pueblo puede vivir con poco pero no con nada.

Este Presidente reina pero no gobierna.

¡Oye Presidente, baja de tu pedestal y cesa de jaular!

El secreto de un Presidente es parecer tan tonto como sus seguidores, para que ellos se sientan tan inteligentes como él.

Este Presidente es una burbuja que cada vez que está a punto de reventar engruesa su pared.


∼✻∼
Ilustración: Fulvio Martini
Intervención de Imagen: Manny Jaef 
@alejodorowsky en Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada