domingo, 4 de mayo de 2014

Psicomagia Aplicada Para Liberarse De Una Simbiosis Tóxica

SIMBIOSIS MADRE-HIJO
En las sociedades marcadas por la religión cristiana, el hombre puede aspirar a ser perfecto, la mujer no. A ella sólo se le concede como suprema calidad la de parir un hijo perfecto. Ciertas mujeres, sintiéndose incapaces de triunfar socialmente por ellas mismas, al tener un hijo varón lo crían como si fuera una prolongación, apoderándose de su mente. A través de él, sienten adquirir la perfección y el poder que la sociedad masculina les niega. Metafóricamente, sintiendo que les han cortado los brazos, se apoderan de los del hijo y actúan a través de él. Para liberarse de esta simbiosis:
El consultante, después de una confrontación con su madre para hacerle comprender el daño psicológico que le ha causado con su actitud posesiva, le propondrá el siguiente acto: ella debe elegir cintas de un color que le convenga. De pie, él, pegado de espaldas al pecho de su madre, dejará que le ate los tobillos a los de ella, su cintura a la de ella,
sus muñecas a las muñecas de ella, su cuello al cuello de ella. El consultante dirá a su madre «Tú eres tú, yo soy yo», palabras que la madre deberá repetir. Luego ella, con unas tijeras, procederá a cortar las cintas. Una vez que madre e hijo estén separados, irán hacia un lugar con tierra fértil, un jardín, una plaza, un parque o un bosque, cavarán a cuatro manos un agujero y enterrarán la mitad de los pedazos de cinta.
Ella plantará ahí un pequeño árbol frutal. El consultante llevará la otra mitad de las cintas a un templo, para depositarlas a los pies de una escultura o un retrato de un Cristo crucificado.


∼✻∼
Alejandro Jodorowsky en “Manual de Psicomagia”.
Imagen: feet by punchiechan
Montaje de Imagen: Manny Jaef




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada